martes, 24 de mayo de 2011

Sevilla manda al paro a los sociocomunistas

Bueno, la mitad del blog se ha quedado antiguo, así que borro todo lo que ya no tiene interés y dejo algunos apuntes para mi historia local.
El palizón ha sido de aupa, de los de no te menees. Por lo visto a los sevillanos no les gusta demasiado ir en bicicleta y oler a "perros muertos" ¡con la calo que jace, en becileta! tequiyaporahí.
Tampoco les gusta que no se pueda aparcar, ni que les hallan cortao más de la mitad de los árboles, ni que se queden con el dinero de los aparcamientos, ni que se jarten de langostinos con nuestros dineros, ni que coloquen por la cara a los suyos, ni que se cargen el centro, ni las setas (vaya robo con el enchufao del hijo de Chavez), ni que cierren comercios por doquier.
Tampoco les gusta que no exista una puta industria (salvo a mis convecinos de Pinomontano). Sigo, pues sigo, tampoco nos gusta que se metan en nuestras vidas, ni que suban la contribución ni el agua sin razón, que nos cobre el sellito del coche que no sabemos donde dejar aparcao, que saquen a los viejos en hangarillas porque la ambulancia no llega a la puerta, ni la mierda del tranvía (menos mal que no se paga, al menos directamente), ni la otra mierda del metro que no es metro. Ni ser la capital del paro.
Ni muchas cosas más, como que la bardem tenga una calle o que prohíban homenajes a poetas.

Torrijo, Espada, Monteserrin enhorabuena.

Ahora, dedicao al Torrijo