viernes, 29 de julio de 2011

La Audiencia Sevillana y van 4

En CENDOJ se pueden leer sentencias en casación al Tribunal Supremo. En unas de las últimas se le da la razón a nuestra queridísima audiencia.
Describo brevemente los "hechos" y, si usted lo desea, le remito a cendoj antes de que la quiten (últimas 50 sentencias). Hay una pelea y le parten los dientes a uno de los intervinientes; uno dice que él no hizo nada y el otro que le había insultado y por eso le dió el puñetazo. Lógicamente ante la falta de testigos, los insultos no se pueden demostrar, la pérdida de dientes es evidente. Resultado 3 años de carcel más indemnización, y son 3 años porque existe la atenuante del daño reparado.
Uno de los entrecomillados es de los forense "erosión en los nudillos de la mano izquierda", es decir de "ataque". "siendo ambidiestro o zurdo". ¿sólo de ataque? ¿es ambidiestro o es zurdo? o ¡que mas dá!.
Es curiosa esta sentencia ya que el tribunal no se cree lo de los insultos pero sí se cree que la lesión de los nudillos no fue por un rasponazo en el forcejeo, sino que es una prueba "contundente". Desconozco (porque no lo pone), si los forenses tienen otra explicación a unas lesiones en los nudillos porque yo que gracias a los dioses no soy forense, puedo dar varias (más de tres). Además les agradezco que no le hayan condenado por homicidio en grado de tentativa ya que la lesión ósea (dientes), si no se actúa de "urgencia", puede provocar un foco de osteomielitis y a través de la angular llegar al cerebro, y producir una encefalitis microbiana con resultado de muerte. ¿porqué no puede ser esa la intención?
Conclusión: puedes insultar a quién quieras, meterte con su mare o su pare y ¡cuidado con que te toque. Ten la precaución que sólo te escuche el que insultes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario