sábado, 29 de octubre de 2011

Clasificación de los elementos III. Octavas de Newlands.

En 1864 NEWLANDS (John A.R. Newlands, 1837-1898, Profesor de Química en diversos centros de Londres y especialista en la refinación del azúcar. De ascendencia italiana, se alistó en 1860 en el ejército de Garibaldi luchando por la unidad de Italia) ordenó los elementos en orden creciente de pesos atómicos, y observó que el octavo elemento a partir de uno cualquiera podía considerarse como una repetición del primero de manera análoga a las notas en la escala musical. Dejando aparte el hidrógeno, el elemento de menor peso atómico, los siete elementos siguientes: litio (7), Berilio (9), Boro (11), Carbono (12), Nitrógeno (14) Oxígeno (16) y Flúor (19) difieren marcadamente en las propiedades físicas y químicas y en sus valencias, pero los siete elementos que siguen: sodio, magnesio, aluminio, silicio, fósforo, azufre y cloro, son muy parecidos a los anteriores de la primera octava. La tercera octava principia con el potasio, análogo al litio y sodio, al que sigue el calcio parecido al berilio y magnesio, pero más allá de estos elementos la ley de las octavas de Newlands ya no puede aplicarse, pues hasta llegar al bromo, el elemento más parecido al cloro, existen diecisiete elementos en vez de siete. La ley de las octavas marcaba la división de los elementos en familias naturales (Grupos) y en Períodos, pero la periodicidad de ocho parecía tan arbitraria y fantasiosa que la idea de NEWLANDS fué incluso ridiculizada al indicársele si no se obtendrían análogos resultados o alguna armonía insospechada al disponer los elementos en orden alfabético.

Os dejo con Mi prima Juana


sábado, 22 de octubre de 2011

EL DINERO

¡Qué es el dinero?
Un señor entra un dia en una tienda de comestibles, hace un gasto de 100 euros y paga con un hermoso billete. Aquel billete le sirve luego al tendero para cenar en compañia de su mujer, y al dia siguiente aparece en la taquilla de un cine donde el dueño del restaurante acudió con su familia. Pasan los dias y el billete pagó la minuta de un abogado que lo utilizó para comprar libros, el librero para comprar corbatas, etc, etc. Hasta que, en una de  éstas, un inteligente examina el billete con detenimiento y, devolviéndoselo a la persona que se lo había entregado, exclama:
-- Este billete es falso.
Y el círculo mágico queda roto para siempre. Es de notar, sin embargo, que aquel billete falso sirvió, igual que uno auténtico, para hacer un sinnúmero de transacciones en las que nadie sufrió el menor perjuicio, y que de no haber caído en manos realmente expertas, hubiera aún podido seguir actuando como si fuera bueno, hasta que una orden del Banco Central lo desplazase del mercado.
 ¿Qué es el dinero?
El director de una vieja y acreditada casa de banca recibe una vez en Buenos Aires la visita de un caballero que abre ante sus ojos una maleta conteniendo doscientos millones de euros en diversos valores. Se verifican minuciosamente estos valores, se encierra la maleta en una caja fuerte y se le da un resguardo al caballero, quien comienza a extender cheques  contra la casa de banca. Diversas industrias son puestas en funcionamiento, el comercio recibe un nuevo impulso, se reduce el paro y mejora el nivel de vida de muchísimas personas; pero, desgraciadamente, al director de la casa de banca, se le ocurre un día echarle una ojeada a la maleta. ¡Nunca lo hubiera visto! Robo o estafa, lo cierto es que la maleta aparece vacía, y todo se viene abajo de un golpe. ¡Y pensar que, con la maleta cerrada, hubiese habido aún bienestar y prosperidad por muchísimo tiempo!...
Nadie sabe a ciencia cierta  lo que es el dinero.
En Julio del año 36 los rojos se apoderaron de todo el dinero que había en Expaña y anunciaron a los cuatro vientos que iban a ganar  la guerra civil.
-- ¿Qué pueden hacer contra nosotros-- decía Indalecio Prieto-- esos pobres capitalistas que no tienen donde caerse muertos? ¿Cómo van a luchar, sin dos centimos, contra el oro del Proletariado?
Pero a la vista está quién ganó y quién perdió en aquella trágica ocasión.
No. Nadie sabe a ciencia cierta lo que es el dinero y nadie cree completamente en él, excepto los socialistas y los comunistas, quienes, aferrados a eso de la interpretación económica de la Historia, siguen considerándolo todavía como el eje del mundo. De ahí el que procuren arramblar con todo el que se encuentran por delante (ver Bono, Zapatero, Rubalcaba, los sindicalistas, los hermanos Castros, etc, etc,....)

Os dejo con la Sra Flores

 

viernes, 14 de octubre de 2011

La Justicia en Expaña II. El Ilmo Sr D Angel Marquez

Os propongo, queridos lectores, la siguiente cuestión:
Ven ustedes a un señor calvo de 1`73 metros de altura y 189 kgs de peso. 
Ustedes pensarán y con razón, es un gordo, yo diría más, es una ballena y esa sería la descripción acertada.
Pues no, según el Ilmo Sr D Ángel Márquez es un skin head (Fundamentos del derecho, punto, 4, apartado 4). Lo cierto es que no menciona una persona gordísima. ¿es posible que no estuviera un gordo?. A mí me llamaría la atención la obesidad morbísima, no el que tenga apariencia de skinhead; y ¿a Vds?. 
Este blog nació con la intención de "denunciar" hechos que a mi juicio merecen reprobarse.
Sevillano, ya sabes, déjate el pelo largo, si puedes, porque según su ilustrísima eres un skinhead y por lo tanto CULPABLE aunque ningún testigo hable de un gordo, e incluso aunque no hayan testigos como el mismo ilmo sr funcionario reconoce sorprendido ya que no se citó, pero como si hubiera ido; su ilma le dá muchísima credibilidad al testigo ausente.


miércoles, 12 de octubre de 2011

La justicia en Expaña. Sobre Idiotas, Imbéciles y Lunáticos

Es sorprendente el observar que entre los profesionales del derecho, especialmente entre los que son funcionarios, no sepan manejar estos conceptos. Por esto mismo nos es posible aplicárselos.
Brevemente, un lunático es alquien que ha perdido sus facultades intelectuales o alguna de ellas; el Idiota siempre ha carecido de ellas mientras que el Imbécil es un grado menor de idiocia en el que el sujeto es capaz de aprender algo (Gordon A, 1922). El lunático se caracteriza por una acción mental desordenada, el idiota o el imbécil por una acción mental defectuosa.
Esquirol compara acertadamente a los locos "con personas ricas que se vinieron a la pobreza, mientras que el idiota siempre se ha encontrado en la miseria".
El término imbécil se suele emplear para denotar meramente un grado más leve de idiocia. Este término fue introducido por los primeros escritores franceses, indicando especialmente una debilidad mental sobrevenida en la infancia. El latin Amentia incluye a la idiocia y a la imbecilidad.
La clasificación del Dr. Langdon Down en tipo caucásico, etíope, malayo y mongol, ya no se utiliza; se ha sustituidos por otras varias que suprime el carácter racial de la anterior. Idiotas, imbéciles y lunáticos existen en todo el mundo, en todas las razas y en todos los estamentos sociales aunque aparentan concentrarse an algunos. 
Es un error suponer que por la menor necesidad cerebral, la cabeza se reduce como podemos comprobar por ejemplo al observar a nuestros funcionarios judiciales, Sus miembros parecen, y seguramente lo sean, normales. Sin embargo, al leer sus sentencias y compararlas con otras de ellos mismos, algunos pueden ser incluidos en las categorías anteriores. Muchas de sus sentencias y de las propuestas de los fiscales carecen de las facultades morales o intelectuales necesarias, lo mismo que sucede con sus autores.
Ea se acabó, os dejos con unos fandangos mios por el Toronjo

viernes, 7 de octubre de 2011

Triadas de Döbereiner. Clasificación de los elementos II.

Un primer paso en la clasificación de los elementos se debe a Döbereiner (Johann Wolfgang Döbereiner, químico alemán, 1780-1849, profesor en la Universidad de Jena; el llamado encendedor de Döbereiner para el encendido del hidrógeno se funda en la acción catalítica de una esponja de platino. Fue consejero de Goethe en las cuestiones químicas). En 1817 mostró que el peso atómico del estroncio (en realidad, el peso de combinación) era aproximadamente igual al valor medio de los pesos atómicos del calcio y del bario, elementos químicamente análogos al estroncio. En 1829 mostró la existencia de otros grupos químicos de tres elementos, que se denominaron triadas (cloro, bromo e iodo; litio, sodio y potasio; azufre, selenio y telurio) en los que aparecía la misma relación para el peso atómico del correspondiente elemento intermedio.
Hacia 1850 los químicos habían llegado a identificar unas 20 triadas lo que indicaba la existencia entre los elementos de una cierta regularidad.
En 1862, Chancourtois (1820-1886, profesor de Geología en la Escuela Superior de Minas de París) construyó su Vis tellurique , en el que los elementos se encontraban situados por orden creciente de pesos atómicos en una hélice arrollada sobre un cilindro vertical cuyos puntos correspondientes diferían en 16 unidades de peso atómico. Los elementos análogos caían prácticamente sobre la misma generatriz y, por tanto, aparecía una cierta repetición periódica de propiedades, pero el diagrama pareció muy complicado y artificial por lo que recibió muy poca atención.

Ahora algo de cante "jondo" (soleares trianeras)

domingo, 2 de octubre de 2011

Los eunucos (transexuales) ni sufren de gota ni se quedan calvos.

Este aforismo de Hipócrates es negado por Galeno. Copeman (1964) lo comenta diciendo que aunque básicamente es cierto, por la crueldad y perversión de la época es posible que algunos eunucos la padecieran. Adams (1849) ya había mantenido la hipótesis anterior y añade "el afeminamiento y la indolencia". Estos dos comentarios, aunque se diferencian en el contexto, están de acuerdo en que los eunucos, y nuestros transexuales, pueden sufrir de gota y quedarse calvos.
" Ob hanc igitur causam etiam eunuchi podagra corripiuntur,
quamuis nullum habeat usum venereorum. Talis enim est
eorum desidia, ingluuies, ebrietas, ut etiam sine venereis
podagra corripi possint" (1550). " Ob has igitur causas
eunuchi etiam podagrae doloribus cruciantur, etiamsi quam
maxime sibi a venere temperent. Tanta enim eorum est desidia,
tam inexplebilis edacitas, tanta crapula, ut etiam sine coitu,
podagra corripi possint" (1633).
Una traducción muy liberal de los textos anteriores es la siguiente:
"Por esta causa también los eunucos son presa de la gota, aunque carecen del uso de las relaciones sexuales. Pues tal es su indolencia, embriaguez y molicie que incluso sin ella (sexo) pueden llegar a escuchar el reproche de la gota. (1550). Por lo tanto, a causa de  lo anterior, también causa dolor la gota de la prisión. Es tan grande su indolencia, su sed insaciable, la voracidad de sus apetitos que incluso sin tener relaciones sexuales, pueden oir el grito de la gota (1633).
No disponemos de datos que aseguren que Galeno vío a eunucos enfermos de gota pero independientemente de si el comentario es fruto de la experimentación o la especulación, este es el origen del post.
McFadzean (1965) publicó la historia clínica de un eunuco chino de 70 años que vivía cerca de Tientsin que sufrió de gota. Durante 35 años sufrió de ataques intermitentes de dolor articular de la metatarsofalángea del pie derecho. Ambas manos y pies se encontraban deformados con tofos gotosos ulcerados. Los genitales se encontraban completamente extirpados y la salida de la uretra se observaba con dificultad dentro de una masa de queloide. Para este autor no existen dudas de que el transexual puede sufrir de gota y quedarse calvo.
En la China Imperial sólo se permitía tener eunucos a la Casa Imperial y en la de los 8 príncipes herederos; durante muchos siglos la ciudad de Ho-chien-fu, al sur de Tientsin, fue el principal proveedor de eunucos (Wong y Wu, 1933). Después de colocar unos vendajes apretados en el hipogastrio y la región inguinal, se limpiaba el pene y el escroto con una decoción caliente de vainas de pimienta. A continuación se producía la castración con un sólo golpe de un cuchillo en forma de hoz. Se colocaba un tapón de estaño en la salida de la uretra y se cubría la herida con papel mojado en agua fría para terminar con un vendaje.
Termino con un tanguillo