miércoles, 12 de octubre de 2011

La justicia en Expaña. Sobre Idiotas, Imbéciles y Lunáticos

Es sorprendente el observar que entre los profesionales del derecho, especialmente entre los que son funcionarios, no sepan manejar estos conceptos. Por esto mismo nos es posible aplicárselos.
Brevemente, un lunático es alquien que ha perdido sus facultades intelectuales o alguna de ellas; el Idiota siempre ha carecido de ellas mientras que el Imbécil es un grado menor de idiocia en el que el sujeto es capaz de aprender algo (Gordon A, 1922). El lunático se caracteriza por una acción mental desordenada, el idiota o el imbécil por una acción mental defectuosa.
Esquirol compara acertadamente a los locos "con personas ricas que se vinieron a la pobreza, mientras que el idiota siempre se ha encontrado en la miseria".
El término imbécil se suele emplear para denotar meramente un grado más leve de idiocia. Este término fue introducido por los primeros escritores franceses, indicando especialmente una debilidad mental sobrevenida en la infancia. El latin Amentia incluye a la idiocia y a la imbecilidad.
La clasificación del Dr. Langdon Down en tipo caucásico, etíope, malayo y mongol, ya no se utiliza; se ha sustituidos por otras varias que suprime el carácter racial de la anterior. Idiotas, imbéciles y lunáticos existen en todo el mundo, en todas las razas y en todos los estamentos sociales aunque aparentan concentrarse an algunos. 
Es un error suponer que por la menor necesidad cerebral, la cabeza se reduce como podemos comprobar por ejemplo al observar a nuestros funcionarios judiciales, Sus miembros parecen, y seguramente lo sean, normales. Sin embargo, al leer sus sentencias y compararlas con otras de ellos mismos, algunos pueden ser incluidos en las categorías anteriores. Muchas de sus sentencias y de las propuestas de los fiscales carecen de las facultades morales o intelectuales necesarias, lo mismo que sucede con sus autores.
Ea se acabó, os dejos con unos fandangos mios por el Toronjo

No hay comentarios:

Publicar un comentario