viernes, 2 de diciembre de 2011

El poster (cartel publicitario) y Chéret..

Este post se lo dedico a mis admirados concejales sosiocomunistas sevillanos Sres Espada y Torrijo entretenidos en criticar los carteles de la próxima primavera.
Antes de que los carteles se convirtieran en una forma de arte sólo eran publicitarios. Una forma muy eficaz de llegar a un público urbano durante el siglo XIX. En general, el cartel describe un producto o anuncia un espectáculo. Se realizan millones y algunos se consideran de gran valor. No se espera que dure mucho tiempo una hoja de papel que se pega a una pared. En Francia una ley de 1881 permitía colocarlos en cualquier lugar excepto en Iglesias, centros de votación y en lugares reservados a comunicaciones oficiales. Esta ley estipulaba que las notificaciones oficiales se imprimiesen sobre papel blanco y el resto en papel de color. Al principio se imprimían a tinta negra pero poco después se añadieron los colores. A finales del XVIII se inventó la Litografía, un método de impresión desde una superficie de piedra. Aún era un método caro cuando Jules Chéret, (1836-1932), casi un siglo después, comenzara a realizar carteles utilizando placas de metal o madera que eran menos costosas. Chéret fue el "padre" del cartel litográfico a color convirtiendo con este tipo de árte a las calles de París en una verdadera galería. Chéret utilizaba imágenes de hermosas mujeres en ángulos inusuales, con tanto éxito que recibieron el nombre de Cherettes, un juego de palabras que podemos traducir como "adolescentes adorables". A pesar de ello su modelo no fue una francesa sino una actriz danesa pelirroja llamada Charlotte Wiehe.
Sobre su obra a Chéret le gustaba decir que quería que fuera tan brillante y alegre como un ramo de flores y, por ello, amplió la gama de colores utilizando 3 o más piedras litográficas en lugar de las dos utilizadas habitualmente. Su combinación de colores brillantes y vibrantes es sencillamente deslumbrante. Creó más de mil carteles en su larga trayectoria. Su primer cartel lo realizó a los 20 años para la promoción de una opereta de Offenbach "Orfeo en los infiernos". En 1890 recibió la Legión de Honor por el gobierno francés.
Lamentablemente su carrera llegó a su fin por una enfermedad ocular. Desde 1923 padeció de un glaucoma de ángulo cerrado que le hizo perder completamente la visión (glaucoma absoluto). Monet, uno de sus amigos, lamentaba estas dificultades visuales sobre la creación artítica ya que él mismo tuvo que ser operado de cataratas en 1923. Un año después se reunió con Maurice Denis que también tenía problemas visuales pero sólo se pudieron ofrecer consuelo. Un testigo describió la reunión "..... los mismos temores, los mismos sufrimientos.....La pérdida de visión es una calamidad para los artista, una muerte prematura..." Monet y Denis se apenaban de la ceguera de Chéret "...¿que está haciendo para vivir?... Si fuera yo, no podría vivir" comentó Monet, pero parece que Chéret se adaptó bien ya que según el autor de una monografía del artista, al reunirse con él en 1928 lo encuentra "con dignidad y serenidad".
En el museo que lleva su nombre en la Riviera se conserva uno de sus últimos trabajos, un pastel sobre lino titulado Las Palomas, de 1921, en cuyo catálogo se lee "La pulverización cromática de esta obra, una pulverización que aparenta un puntillismo suelto, es un testimonio de las primeras manifestaciones de la ceguera que le afectó a finales de su vida". Es difícil valorar el efecto de la enfermedad ya que los pasteles no permiten la precisión de otras técnicas como el óleo o el temple. Además, en 1920, la pintura en detalle no se encontraba de moda; incluso los fotógrafos recreaban imágenes borrosas.
Philippe Lanthony, oftalmólogo del Centre Hospitalier National d´Ophtalmologie des Quinze-Vingts de París estudió a este pintor y encontró un artículo interesante en Le Figaro (8 de Enero de 1926) "El ilustre artista, amenazado de ceguera, sufre de glaucoma desde hace tres años. El primer ataque le costó un sufrimiento horrible, pero el dolor disminuyó paulatinamente....aún es capaz de distingir las azaleas de su jardín y experimentar las puestas de sol sobre la bahía......Sin embargo, Chéret dice que sin lugar a dudas quedará en la completa oscuridad en unos seis meses". Lanthony también encontró una descripción del maestro de 1927 en Niza, "El maestro lleva ciego varios años".
Espero que os aproveche mis queridos concejalillos y os dediqueis a algo más productivo, Si podéis.

Un pasacalle tunero:


No hay comentarios:

Publicar un comentario