domingo, 26 de febrero de 2012

Los Colorantes

Las sustancias coloreadas que son capaces de teñir las fibras vegetales y animales se denominan colorantes. Los colorantes se han utilizado desde los tiempos más remotos empleándose como tales diversas materias colorantes procedentes de vegetales (palo campeche, cúrcuma, índigo natural, etc.) y de animales (cochinilla, moluscos, etc.), así como distintos minerales. Pero desde mediados del siglo XIX, a partir del descubrimiento fortuito por PERKIN en 1856 de la mauveína, han ido obteniéndose más y más colorantes derivados del alquitran de hulla siendo en la actualidad más de tres mil quinientos los que encuentran aplicación para colorear tejidos, papel, madera, cuero, alimentos, pinturas, etc., habiendo desplazado casi totalmente a las materias colorantes naturales. Los colorantes resistentes a la luz y al lavado son especialmente apreciados.
William Perkin
En el año 1856 se inicia la era de los colorantes sintéticos. PERKIN emprende sus estudios acerca de la síntesis de la quinina y en uno de sus experimentos calienta anilina en presencia de dicromato potásico; el precipitado negro formado contenía sobre un 5% de una substancia de color violeta brillante que teñía la lana y la seda. Contra la opinión de su maestro HOFMANN, PERKIN emprende la fabricación industrial de este colorante, que denominó mauvé (malva) o mauveína, que al año siguiente se vende al mismo precio que el platino. Poco más tarde, el químico inglés J. NATANSON descubre la fucsina y algo después, en 1861, se obtiene el primer colorante azóico, el amarillo de anilina, el más sencillo de ellos. Estos descubrimientos fueron más o menos empíricos pues la investigación científica en el campo de los compuestos orgánicos aromáticos y particularmente de los colorantes no pudo iniciarse hasta 1866 al establecer KEKULÉ la estructura cíclica hexagonal para el benceno. En 1868 fué establecida la estructura de la alizarina, el colorante rojo de la rubia, que pudo sintetizarse en 1871 y más tarde, en 1882 y 1897 se establecieron, respectivamente, la estructura y la síntesis del índigo. La industria de los colorantes nacida en 1856 estaba fírmemente desarrollada. PERKIN se retiró de la industria en 1873 para dedicarse exclusivamente a la investigación, y el predominio alemán, que ya existía en este campo fué aumentando de tal forma que hasta 1914 la industria de los colorantes fué virtualmente un monopolio alemán. En cambio, la quinina, causa involuntaria de ella, no fué sintetizada hasta 88 años más tarde, en 1944.
Actualmente se hace necesaria la compra de toneladas de estos colorantes para que no se note la rojez de vergüenza que nos causan a los sevillanos la hipocresía de los sociocomunistas de nuestra penosa Junta.

Os dejo con unos campanilleros dedicado a Chavez (el rico)


viernes, 17 de febrero de 2012

Ravier II. Glaucoma hemorrágico

Ravier gozó de buena salud hasta los 65 años, pero una tarde mientras pintaba, perdió la conciencia y cayó golpeandose la cabeza. (Octubre de 1879). A raíz de este episodio comenzó a sufrir de vértigos pero no describió el padecer de dolores de cabeza y su pulso permaneció estable. Su médico le diagnosticó de un derrame cerebral y le dijo que sufriría de una sobre-excitación cerebral. Le recomendó, entre otras cosas, ser "prudente" en sus actividades y evitar las temperaturas extremas por lo que redujo sus horas preferidas para la pintura (el amanecer y el atardecer).

En 1884, con 69 años tuvo un ataque doloroso con pérdida de visión en su ojo izquierdo. En una carta escrita 3 semanas más tarde lo describe como una oftalmía y, a pesar de ello, conservó el sentido del humor: "Desde principio de mes tengo una oftalmía que me obliga a interrumpir todo el trabajo y me hace llevar la vida de una rana en el fondo de un pozo...En este momento me encuentro mejor pero todavía me duele. No sé que va a pasar". Dos meses más tarde escribió "Desde que nos vimos, he tenido una grave desgracia. Debido a la falta de cudados que he tenido con mis ojos, sufrí de un glaucoma hemorrágico (que es como lo llaman los oftalmólogos) el pasado 6 de Enero que me hizo perder un ojo que los médicos me aconsejan eliminar con el fin de prevenir la infección en el otro". El 24 de Abril de 1884, el doctor Dor realizó la operación con éxito.
Su mujer la describió en otra carta: "No te inquietes. La operación ha terminado y se llevó a cabo rápidamente y sin dolor. Después de terminar Dor le dijo a mi marido "esto es todo".......el médico esta satisfecho y me dijo que tenía una catarata temprana". No sabemos que anestesia recibió aunque se comportó con tranquilidad. La cirugía se realizó unos meses antes de que Carl Koller de Viena notificara el papel anestésico tópico ocular de la cocaína y posiblemente se utilizara algo de cloroformo.
Henri Dor (1835-1912) fue uno de los oftalmólogos más importantes de la segunda mitad del XIX. Estudió con las mayores eminencias de su época: Jaeger en Viena, von Graefe en Berlín, Sichel y Desmarres en París, Bowman y Critchett en Londres, MacKenzie en Edimburgo y Donders en Utrech. Además era un gran filólogo, dominaba 9 idiomas y 5 lenguas muertas. Junto con Edouard Meyer fundó, en 1882, una excelente revista Revue Generale d´Ophtalmologie.
A las pocas semanas después de la operación, Ravier continuó con su pintura.

Os dejo con unos fandangos valientes

sábado, 11 de febrero de 2012

El Oxígeno y Scheele

Aunque el oxígeno es el elemento más abundante, no fue reconocido como tal hasta finales del siglo XVIII. No obstante, en el siglo VIII a.J., el filósofo chino MAO KHOÁ habla del yin (un componente débil) y del yang  (un componente fuerte), que combinados con el fuego se encuentran en el aire y que cuando el carbón arde en el seno de éste el yin desaparece y queda el yang. Leonardo de VINCI afirmó que el aire era una mezcla dado que en la combustión no se consumía completamente. El químico danés BORCH lo obtuvo ocasionalmente en 1678 pero no supo como recoger el gas, SCHEELE lo preparó en 1773 a partir del dióxido de manganeso, pero al no publicar sus experimentos hasta 1777, se atribuye a PRIESTLEY el descubrimiento del oxígeno. Priestley dispuso algo de óxido mercúrico sobre el mercurio de un tubo barométrico algo más ancho y lo calentó con los rayos solares concentrados sobre él mediante una gran lente o vidrio ustorio. Observó (I-VIII-1774) que se producía un gas en cuyo seno ardía una vela con llama muy brillante, que los ratones encerrados en una atmósfera muy rica en él se mostraban sumamente vivaces y que incluso él mismo se sentía regocijado al respirarlo. Comunicó sus observaciones a Lavosier el cual repitió y perfeccionó estos experimentos (1777). Dedujo que provenía del aire encerrado en la campana de experimentación que empleó y lo denominó oxígeno, que significa "generador de ácidos" al creer erróneamente que todos los ácidos contenían este elemento y dió el nombre ázoe (en francés azote, "sin vida") al gas inerte que quedaba retenido en la retorta (donde calentaba el mercurio), y que hoy conocemos como nitrógeno.
Karl Wilhelm SCHEELE (1742-1786), químico sueco, es uno de los investigadores más extraordinarios de todos los tiempos. Sus experimentos con el dióxido de manganeso le llevan al descubrimiento del oxígeno y del cloro- al que llamó "espiritu de sal desflogistificado"; estudió el primero diversos ácidos como el fluorhídrico, tartárico, oxálico, cianhídrico y molíbdico, aisló el gas sulfhídrico y la arsenamina, e investigó la naturaleza de numerosos compuestos. Su nombre ha quedado unido al arsenito de cobre, que se conoce como verde de Scheele, y con el mineral scheelita (wolframato cálcico). En su Tratado elemental del Aire y del Fuego indica que el aire es una mezcla de dos gases distintos, el "aire igneo" y el "aire viciado".
Os dejo con unas bamberas de la Perrata y dándole mi más sentido pésame a uno de los jueces (ahora ex-juez) más corruptos existentes en España. el Sr GARZÓN (ex-ilustrísimo). El pésame se los extiendo a todos mis queridos "perroflautas" (izquierdistas) sevillanos.
Unas alegrias del Chato