domingo, 26 de febrero de 2012

Los Colorantes

Las sustancias coloreadas que son capaces de teñir las fibras vegetales y animales se denominan colorantes. Los colorantes se han utilizado desde los tiempos más remotos empleándose como tales diversas materias colorantes procedentes de vegetales (palo campeche, cúrcuma, índigo natural, etc.) y de animales (cochinilla, moluscos, etc.), así como distintos minerales. Pero desde mediados del siglo XIX, a partir del descubrimiento fortuito por PERKIN en 1856 de la mauveína, han ido obteniéndose más y más colorantes derivados del alquitran de hulla siendo en la actualidad más de tres mil quinientos los que encuentran aplicación para colorear tejidos, papel, madera, cuero, alimentos, pinturas, etc., habiendo desplazado casi totalmente a las materias colorantes naturales. Los colorantes resistentes a la luz y al lavado son especialmente apreciados.
William Perkin
En el año 1856 se inicia la era de los colorantes sintéticos. PERKIN emprende sus estudios acerca de la síntesis de la quinina y en uno de sus experimentos calienta anilina en presencia de dicromato potásico; el precipitado negro formado contenía sobre un 5% de una substancia de color violeta brillante que teñía la lana y la seda. Contra la opinión de su maestro HOFMANN, PERKIN emprende la fabricación industrial de este colorante, que denominó mauvé (malva) o mauveína, que al año siguiente se vende al mismo precio que el platino. Poco más tarde, el químico inglés J. NATANSON descubre la fucsina y algo después, en 1861, se obtiene el primer colorante azóico, el amarillo de anilina, el más sencillo de ellos. Estos descubrimientos fueron más o menos empíricos pues la investigación científica en el campo de los compuestos orgánicos aromáticos y particularmente de los colorantes no pudo iniciarse hasta 1866 al establecer KEKULÉ la estructura cíclica hexagonal para el benceno. En 1868 fué establecida la estructura de la alizarina, el colorante rojo de la rubia, que pudo sintetizarse en 1871 y más tarde, en 1882 y 1897 se establecieron, respectivamente, la estructura y la síntesis del índigo. La industria de los colorantes nacida en 1856 estaba fírmemente desarrollada. PERKIN se retiró de la industria en 1873 para dedicarse exclusivamente a la investigación, y el predominio alemán, que ya existía en este campo fué aumentando de tal forma que hasta 1914 la industria de los colorantes fué virtualmente un monopolio alemán. En cambio, la quinina, causa involuntaria de ella, no fué sintetizada hasta 88 años más tarde, en 1944.
Actualmente se hace necesaria la compra de toneladas de estos colorantes para que no se note la rojez de vergüenza que nos causan a los sevillanos la hipocresía de los sociocomunistas de nuestra penosa Junta.

Os dejo con unos campanilleros dedicado a Chavez (el rico)


No hay comentarios:

Publicar un comentario