martes, 26 de junio de 2012

La TUSSAM se parece a casa Gaytan

Ultimamente la Tussam sevillana (Transportes Urbanos de Sevilla Sociedad Anónima Municipalizada) (que no se diga que este blog no infoma) se parece cada vez más a casa Gaytan.
Casa Gaytan es una empresa sevillana dedicada a la fabricación de coches de minusválidos, muletas, andadores, etc.
Pues unan ustedes la cantidad de viejos que viven en Sevilla con el hecho de que la Tussam es gratis para ellos, para comprender que los autobuses sevillanos se encuentren atestados de carritos de minusválidos, viejecitos con una o dos muletas e, incluso, andadores.
Además tienen otra ventaja y es el aire acondicionado. Ahí los tienen ustedes, ocupando todo el espacio, porque ¡claro! no pueden viajar de espaldas y, si pueden, dejan sus asientos reservados. Pero no es problema en la siguiente parada llegan otros que los ocupan.
Cada vez que cojo el autobús me acuerdo más de Gaytan

Os dejo con unos fanfangos de Alosno

sábado, 9 de junio de 2012

Hemorragia conjuntival y menstruación vicariante

En el libro Enfermedades de la conjuntiva y corneales asociadas, publicado en Bubok, podemos leer lo siguiente.
La denominada menstruación vicariosa es responsable de una serie de casos adicionales de sangrado espontáneo de la conjuntiva. Ottovary E y Norn M (1991) estudiaron las lágrimas de 125 mujeres mediante un test para la determinación de sangre oculta; encontraron que el 18% de las mujeres en edad fértil daban positivo, el 7% de las embarazadas y ninguna de las menopáusicas; en varones sólo el 8% dieron positivo. Todos los grados de alteraciones vasculares se pueden asociar con esta enfermedad: son bien conocidos los casos de hiperemia que suelen comenzar varios días antes del periodo menstrual; las equimosis subconjuntivales son más raras y en ocasiones se producen hemorragias desde la conjuntiva -lágrimas de sangre (lacrimae cruenta, dacriohemorrisis) a veces asociadas con otros sangrados como de la nariz, orejas y pezones. Es imposible que un fenómeno tan alarmante no hubiera llamado la atención desde los primeros tiempos y así es: Dodonaeus (1581) escribió sobre una muchacha virgen de 17 años que aún no había menstruado pero que sin embargo tenía un flujo sanguíneo mensual recurrente desde los ojos, utilizó la venosección en el tobillo que restableció una menstruación regular. Kersten (1841) estudió un caso curioso y muy alarmante donde una chica que habitualmente perdía unos 300 ml de sangre; al principio de la menstruación se producía una mejoría pero recaía tan profusamente como antes incluso aunque la menstruación continuase normalmente. Otros casos donde se producen hemorragias oculares recurrentes se pueden asociar con ajustes corporales como los casos publicados por Jüngken (1842), Mackenzie (1854), Pascal (1888), Greig y Kynoch (1912), Gabriélidès (1923), Greig (1932), Poos (1933), François (1934), Dejean (1934), Tóth (1944), Esteban M, (1953); Polychronakos y Leanis (1956), Amalric et al, (1956); Belau PG y Rucker CW, (1961); Pur S, (1964); Riedel K y Uberbacher HP, (1982); James T, (1982); Jordan DR y McCunn PD (1984); Barat M y Kwear SA, (1988); Awan S et al, (2006); y otros. La enfermedad puede mejorar o curar con el apropiado tratamiento hormonal, o bien mediante la eliminación quirúrgica del tejido sangrante.
  Una segunda enfermedad donde se produce este fenómeno es la histeria; en realidad es posible que en los casos menstruales se encuentre una inestabilidad del sistema nervioso más que el humoral. Casos histéricos interesante son los publicados por Huss (1857), Damalix (1882), Hynek (1932) Ahluwalia BK et al (1987) y otros. En el caso de Hynek es muy típico -una mujer que padeció de una parálisis histérica junto con amaurosis y sordo mudez se recuperó "milagrosamente" tras una crisis mística un Viernes Santo donde "lloró lágrimas de sangre por el amor que sintió ante el sufrimiento del Salvador cuya agonía y cruxificción tuvo representación en su cuerpo, mientras que una cola de peregrinos esperaban su bendición". En el caso de Ahluwalia BK et al, el sangrado ocular se produjo en una chica de 15 años y virgen, que estaba estudiando para un examen; toda la exploración ocular y general dio resultados normales pero la exploración psiquiátrica reveló rasgos histéricos.

Os dejo con La más grande