sábado, 13 de octubre de 2012

Sobre la luz, On the light

Hace tiempo se me pidió algunas palabras sobre LA LUZ. Como entonces sigo pensando que se trata de una cuestión de percepción y que la física poco tiene que decir.
Euclides fue el primero en tratar el tema, aunque de forma indirecta ya que su tratado sobre óptica en realidad es un tratado de perspectiva. Él pretendía mejorar la escenografía en el teatro. Siglos más tarde, Descartes postuló las leyes de la reflexión, pero en este punto hay que decir que él sólo las copió de su verdadero descubridor el inglés Snell. Estas leyes de la dióptria y catóptria entienden a la luz como corpúsculos, es decir se comportarían como pelotitas de ping-pong. El problema es que si fuera así no se explicarían las zonas de penumbra ya que una pelotita no giraría sobre las esquinas. Para tratar de explicar este fenómeno surgió la teoría ondulatoria que trata a la luz como una vibración, es decir tendría el mismo comportamiento que las ondas que se forman en el agua trás lanzar una piedra sobre su superficie. Pero pronto surgió un problema; si en el espacio no hay nada ¿cómo se transmite?. La respuesta es fácil, nos inventamos el éter. Los físicos no se rindieron y así llegamos a nuestros días donde se la considera como una radiación electromagnética.
Todo lo anterior está bien, pero me he ido del tema, es decir, ¿qué es la LUZ?. En una de mis primeras sesiones clínicas, mi profesor y maestro D. F. Ruíz nos realizó esta misma pregunta y respondimos resumidamente lo anterior. A continuación nos propuso la siguiente cuestión: "Si teneís una caja de zapatos cerrada donde hemos colocado una bombilla y la conectamos a la corriente ¿qué hay en su interior?. La respuesta parece evidente: hay Luz; pero la cuestión es más problemática porque si lo pensamos con detenimiento lo único que podemos afirmar es que en el interior de la caja de zapatos lo que hay es una radiación electromagnética, sólo al abrirla y presentarla a nuestros ojos es cuando, en verdad, hay LUZ.

Os dejo con el Lebrijano