domingo, 18 de noviembre de 2012

Percepción del movimiento y la política

Estos días he estado interesado con el movimiento pero no con su física sino con su percepción. ¿serán capaces nuestro políticos, democráticamente elegidos, de apreciarlo? o, por el contrario, ¿somos nosotros los incapaces de apreciar el movimiento de los políticos?.
Cuando pregunto o leo las noticias relacionadas con la política actual compruebo que muchas personas los consideran como una plaga devastadora y la corriente de opinión se dirige a disminuir su número, incluso a suprimirlos.
En una reunión en la que pegué la hebra se les llegó a comparar con una plaga de langostas. Tuve que mostrar mi desacuerdo en este punto porque los cigarrones, saltamontes o langostas son capaces de apreciar el movimiento.
El satamonte o cigarrón tiene dos tipos de ojos, como vemos en el esquemilla, primero tienen unos grandes ojos compuestos situados lateramente en la cabeza y, segundo, poseen tres ojos simples u ocellos situados dos lateralmente y uno frontalmente.
Ahora bien, su sistema nervioso es bastante simple y su cerebro se reduce a un mero ganglio de situación supraesofágica; es decir, que su cerebro se relaciona, por proximidad, con las tragaeras y en esto sí son muy parecidos a nuestros políticos.

E En unos ingeniosos experimentos de estimulación y recogida de respuestas electrofisiológicas (ERG), ET Bortt y WT Catton pudieron comprobar que los cigarrones son capaces de apreciar el movimiento.
El gánglio cerebral de estos insectos responden a estímulos visuales móviles presentados tanto a sus ojos compuestos como a los simples pero, eso sí, cuando la velocidad angular excedía los 0,33º por ello si el movimiento es lento los cigarrones, como nuestros políticos, son incapaces de apreciarlo.
Además presentan otra similitud y es que la "fatiga" aparece muy pronto, lo que explica que aunque aprecien el movimiento social, se cansen muy pronto y dejen de actuar conforme a las exigencias que ese movimiento indica.
Aunque la comparación de nuestros políticos con una plaga de langostas que se han tragado todas nuestras riquezas parece acertada creo que se es injusto con estos insectos. Si estoy de acuerdo con un exhaustivo control fitosanitario.

Os dejo con la Virgen del Rosario del barrio de los Humeros. Sevilla

   

sábado, 3 de noviembre de 2012

Mezclas frigoríficas. La cerveza fresquita.

Los tanques de salmuera, utilizados aquí para servir una deliciosa cerveza, se basan en las denominadas mezclas frigoríficas que voy a tratar de explicar.
Si mezclamos hielo machacado o nieve a 0ºC con alguna substancia soluble en agua, tiene lugar una disminución de la temperatura que depende de la cantidad de substancia añadida pero que a una determinada proporción de la misma alcanza un valor máximo característico del sistema.
Al agregar la substancia, parte de ella se disuelve en el agua que moja el hielo formándose una disolución saturada que por su menor presión de vapor no puede estar en equilibrio con el hielo. Para alcanzar el estado de equilibrio al igualarse las dos presiones de vapor, la disolución tiende a diluirsey el hielo a enfriarse lo cual se produce mediante la fusión del hielo pues el sistema se enfría al proporcionar el calor latente de fusión (y también, en menor proporción, el de disolución de la substancia) y el agua liquida que se produce diluye la disolución. Si existe suficiente cantidad de substancia la disolución permanecerá saturada y su presión de vapor será casi constante, por lo cual la igualación de la presión de vapor de la disolución con la del hielo solamente podrá alcanzarse con el enfriamiento sucesivo de éste producido por la fusión de más cantidad de él con la formación subsiguiente de más cantidad de disolución saturada. Finalmente se obtiene un equilibrio entre el hielo, la substancia sólida en exceso y la disolución saturada que a la presión de 1 atm queda completamente definido, es decir, la temperatura, la presión de vapor y la concentración de la disolución son invariables (la regla de las fases muestra que este equilibrio constituido por 4 fases y por dos componente: agua y soluto, es completamente invariable puesto que se tiene L=C+2-F, igual a 2+2-4, osea, 0).
Mientras exista hielo y soluto en exceso el sistema no cambia pues si bien el ambiente exterior está a más temperatura y cede calor al mismo, el sistema lo absorbe fundiendo hielo y originando más disolución saturada.
Las mezclas de la clase anterior que producen un descenso notable de la temperatura se denominan mezclas frigoríficas.

Los chochitos y las arvellanas las poneis ustedes.

Os dejo con El Pali.