miércoles, 26 de noviembre de 2014

LA PRIMITIVA MEDICINA HINDÚ

Mientras que se conoce poco de la Medicina en Mesopotamia y Egipto, menos aún se sabe de la primera medicina y oftalmológica de la cultura hindi del valle del Indo, además es oscuro cuánto proviene de ellos en las fuentes griegas. Como en la mayoría de las comunidades primitivas la superstición y el miedo mezclado con el saber popular produjo una primitiva tradición médica y mucho antes de la era cristiana sobresalió entre ellos Vedas (fuentes de conocimientos) que sistematizó la filosofía hindú en versos, y cuyo cuarto y último volumen se dedicó a la medicina y a la cura de enfermedades – el Parvedad el Vedas del alargamiento de la duración de la vida). Éste libro, de acuerdo con la tradición, deriva del creador y llegó a la tierra desde los dioses traído por Diamantar, el “Padre de la Medicina hindú”. Los primeros escritos de valor práctico llegado a nuestra manos son los manuscritos de Bolero (450 a.C.), una lista de fármacos y la tradición de su uso, el compendio médico de Charada y el tratado quirúrgico Suputar, la carta del hijo de un sabio real, un nativo de Cenares y el alumno favorito de Diamantar Los escritos de Suputar en forma de versos son exhaustivos, enseña que el fundamento de la cirugía es la anatomía y obliga a los alumnos a realizar disecciones; clasificó sistemáticamente las enfermedades oculares sobre una base topográfica y las enumeró en 76 variedades; practicó un amplio y sabio sistema terapéutico y su habilidad quirúrgica no es de menor calidad, incluyendo operaciones sobre los párpados, el ojo externo y la reclinación de la catarata. La amplitud de sus métodos terapéuticos y la elección de las técnicas quirúrgicas hablan de una ciencia práctica que no era en ningún sentido sobresaliente pero que evolucionó sobre un periodo prolongado de tiempo.
Los escritos de Suputar son los primeros que han sobrevivido de la ciencia anatómica ocular hindú y, en términos de anatomía macroscópica, tienen un nivel alto. Por ejemplo, dicen que el ojo se desarrolla del extremo cefálico del feto, que tiene dos dedos de anchura en su diámetro transverso, la amplitud del pulgar en el diámetro sagital y el tamaño de dos dedos y medio en su circunferencia. Tiene 5 círculos situados uno dentro del otro: pestañas, párpados, un círculo blanco (esclera), otro negro (corneal) y el círculo pupilar o visual. Existían 6 capas cada una de las cuales se divide y subdivide: dos en loa párpados, una capa de apoyo para el globo, una capa muscular (ciliar), una masa de jalea y grasa (medios refractivos) y la retina. Como en otras culturas de la antigüedad, la pupila (la “manzana del ojo” de la literatura hebrea) se consideraba como el asiento de la visión.
Estos dos libros, el Charada para la medicina y el Suputar para la cirugía, editados y re-editados, y ampliados con comentarios, se propagaron con la práctica del budismo; formaron la base de la medicina hindú durante siglos y existen muchos datos de que la media cultural y de vida era alto en esta civilización. Pero con la llegada de los portugueses en el siglo XVI, seguido de franceses e ingleses, se reprimió el desarrollo del sistema Parvedad y, aunque aún hoy día florecen algunas de sus tradiciones médicas, la anatomía y la práctica quirúrgica dio paso a las enseñanzas occidentales.

Os dejo con la mejor Doctora


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario